Mi principe de ojos verdes

ojos_verde_hombre

Publicado en febrero 11, 2014 con Sin Comentarios

Amores a distancia… ¿Cuántos de esos habrá por el mundo? ¿Cuánta gente que tiene a la persona que más quiere a miles de quilómetros de distancia? ¿Cuánta no comparte ni país, ni idioma? Mucha…pero llegado a este punto, en el que no llevo ni dos días sin verle, ni una semana sin por estar con él a cada minuto, y ya lo echo de menos. Me pregunto qué es peor: si tener a la persona que quieres a miles de quilómetros de ti, o saber que la tienes tan cerca pero a la vez tan lejos, que está durmiendo a solo 700 metros de ti, que en diez minutos podría estar durmiendo a su lado, pero no, no es así, sigues durmiendo abrazando a la almohada, mirando el móvil cada dos por tres por si te habla y al final te duermes pensando él, en sus preciosos ojos verdes.

Te levantas por la mañana y piensas que él está durmiendo, perezoso como siempre y le echas de menos, cada minuto desde que te levantas. Coges el tren y ves que te vas alejando ,poco a poco, estas más lejos, pasas el día pensando en que estará haciendo, si pensara en ti como tú en él y como no, si también te echara de menos, deseando que lo que siente por ti no se vaya nunca, que te quiera siempre como te quiere ahora.

Y llega la hora de volver a casa, en otra ocasión te alegras, volveré a estar cerca, podré estar entre sus brazos, besarlo y no soltarlo, pero no, cuando vas en el tren de regreso a casa te cruzas con otro que va en dirección contraria y justo en ese tren va él, apuesto, siempre muy apuesto, y te molesta, te fastidia mucho, porque entre tú y él por milésimas de segundo solo ha habido centímetros de distancia, y no te queda otra que seguir ahí, echándolo más y más de menos…

Sinceramente, no sé que es peor, amor a miles de quilómetros de distancia o amores de < <700 m>>, solo sé que me muero por estar con él, que deseo como nunca a cada segundo que llegue el fin de semana para estar junto a él, para besarlo, abrazarlo y hacerle saber que él siempre será el amor de mi vida.

Por momentos pienso que odio la vida, por estar tan cerca a veces y no poder tenerlo y a la vez, al poco tiempo, estar tan lejos…La odio por cada segundo que paso sin él, echándolo de menos, pero, luego me paro a pensar y llego a un conclusión; ¿Cómo puedo odiar a la vida? Si por razones que desconozco ella fue la que la puso en mi camino, hasta llegar al punto de ser feliz, gracias a estar con él. Es imposible odiarla, mejor si pensamos que esto es solo una prueba más que nos pone, una de las tantas que hemos pasado para llegar donde estamos. Tengo muy claro que la vamos a superar, como todos y cada uno de los obstáculos que hemos tenido, que han sido unos cuantos, pero, también se que tendremos muchos el resto de nuestras vidas.

Mis pensamientos vienen y van y en todos ellos apareces tú, con tu sonrisa, tú mirada dulce, tus labios suculentos, tu pelo suave a su libre albedrío cuando sopla el viento, un completo de ti. Con todo eso y mucho más, me has devuelto las ganas de vivir, de ser feliz, de tener un motivo por el que levantarme cada mañana y sonreírle a la vida, decirle, mejor dicho gritarle: ¡Eh, tú! Gracias por hacerlo aparecer en mi vida.

Somos personas muy distintas, muy diferentes, pero aún así seguimos adelante, porque nos queremos, porque nos amamos. Por eso nuestro amuleto de la suerte es el Ying y el Yang, nos representa a la perfección, somos diferentes, pero no podemos vivir el uno sin el otro, somos complementarios. Tú y yo en perfecta sintonía.

Dicen que la vida son dos días y nosotros ya hemos malgastado uno con nuestros enfados, con mis tonterías. Ahora es momento de cambiar, de cambiar por ti, de no decepcionarte nunca más.

Tal vez, a alguien le interese quien es, mi apuesto príncipe azul, solo puedo deciros, que es él, esa persona que te hace reír en los mejores momentos, pero, que también puede hacerte llorar, porque te llega al lugar más hondo de tu corazón, sin esperarlo, tal vez, sin quererlo, pero, ya no hay marcha atrás y te crees la personas más importante por poder pasar un minuto a su lado, ¿Minuto? ¡Segundo!

Mi amor, mi vida, mi encantador príncipe azul, nunca olvides lo mucho que te quiero, más que a nada en este mundo, porque yo tengo claro que de aquí hasta mi último aliento tú eres la persona que ocupe las 24 horas del día, siete días a la semana, mi cabeza y corazón. Te amo.
Patrocinadores Carcaixent Enamorada 3.1

Comentarios para Mi principe de ojos verdes estan ahora cerrados.